13 de diciembre de 2011

Renacimientos


Emmanuel Kelly se presenta al concurso "THE X FACTOR 2011"

¿Uno de tantos jóvenes que aspiran a ser artistas famosos, admirados, ricos...? Un concurso de televisión, él quiere cantar... Pero sus sueños no proceden de la vida facilona y superficial a la que desgraciadamente nos hemos venido acostumbrando en los países que alguien llamó, muy equívocamente, "desarrollados". Sus sueños proceden de una resurrección, emergieron de un infierno, de una pesadilla, y son ahora una hermosa lección de humanidad, de esperanza, de coraje, impartida por este muchacho, por Emmanuel, y también por quienes han ayudado a que ahora él se levante de las cenizas del horror y agite con fuerza nuestra conciencia durmiente. He descubierto este vídeo a través de Twitter, procedente de una curiosa campaña promovida por @Miriam91ct, @1prosaenverso, @jaimedelcampo, y @martaloaz, que se declaran "felicistas".

La contundente realidad que uno descubre en estos minutos de imágenes explota como una bomba en el corazón de las emociones y contrasta violentamente con la habitual banalidad de la inmensa mayoría de los concursos televisivos. El ser humano es el atroz criminal que alimenta al monstruo de la guerra. Pero es también un milagro de supervivencia y renacimiento. Ante la valentía de Emmanuel, ante su hermosa sonrisa, no me queda espacio, al menos por esta vez, para el pesimismo.

2 comentarios:

thorbolita_2 dijo...

Sin palabras. Despues de esto me veo capaz de cualquier cosa. Claro, que no se si tengo la valentia y coraje de este chico.

aurelio dijo...

Hoy se inicia la retirada de tropas de EEUU de Irak. Declaran el final de la guerra, arrían su bandera y dejan un país prácticamente destruido, con más de 100.000 muertos en estos últimos ocho años y medio. Los norteamericanos han gastado en esta guerra más que en la II Guerra Mundial, y ya se habla de ello como una de las causas de la actual crisis económica y financiera. Emmanuel es uno de los daños colaterales de esta nueva hazaña de la humanidad, en la que algunos diputados y gobernantes españoles participaron vergonzosamente junto al miserable George W. Bush. Se ve que al PP de Aznar la mayoría de los españoles ya se lo han perdonado (yo no). Pronto lo olvidaremos todo, como tantas otras veces... Confío en que no se cumpla en este caso esa sentencia célebre que afirma que "los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla". Tampoco creo que Emmanuel olvide...